Logotipo de Chiquiarte

Que cuadro de familia! (Capítulo 2)

Publicado el 27 de junio de 2017 por Leire Avatar del chiquiArtista

Edad del autor/a cuando hizo la obra (años): 12

Capítulo 2: hacia un lugar llamado Gijón...

Aquella mañana intenté fingir que me encontraba mal, hasta mi mejor amiga, Katniss, convenció a sus padres para que me quedara en su casa esa semana. Pero nada, me tocó ir. En el coche dije que me mareaba, pero no funcionó. No podía hacer nada, tenía que ir sí o sí, pero no me gustaba nada la idea.

De camino, todo era campo y tierras, cosa que a mi no me gustaba ni un pelo, pero mis padres y mi familia se quedaron fascinados. Sólo los niños mayores íbamos obligados; Noelia, José, Maite, Rubén y yo. Rubén tenía 17 y cumplía 18 esta semana, así que habría fiesta de cumpelaños. Noelia tenía 17 recién cumplidos, José, 16 y, Maite, 14.

Al llegar era una casa bien grande y muy bonita. Cada habitación tenía 2 camas grandes y un gran baño. Yo no quería compartir habitación con nadie. Pero me dijeron mis padres que o elegía yo o elegían ellos. Me tocó compartir habitación con Maite. Era maja. Pasamos allí el día y nos fuimos a dormir.

Al despertar los 5 mayores nos reunimos en nuestra habitación y preparamos un plan para escapar. Rubén ya sabía conducir así que cogeríamos las llaves de algún coche y nos iríamos. Haríamos eso esta noche. El día trancurrió normal; los peques y los adultos jugaron, hicieron rutas... Pero los chicos mayores nos quedamos en casa perfeccionando el plan. Todo iba bien cuando en la cena mi madre preguntó:

-¿Bueno qué os parece si hoy hacemos una fiestaaaaa?

Yo dije rápidamente:

-¡No! Estaréis cansados. Nosotros estamos cansados también. Y a demás es mejor el último día, ya que será como una despedida.

Mi madre se debía temer algo porque dijo:

-Ya hemos comprado las cosas, así que hoy mejor, ¿os parece?

Me acordé de que mi madre se va a dormir temprano, así que no aguantaría mucho, y los demás también. Saldríamos más tarde pero daría igual.

-Vale mamá. Buena idea.

Les guiñé un ojo a mis "compañeros" y me dijo mi mdare:

-Cariño, ¿Por qué les guiñas un ojo?

¿Qué diría? Maite dijo:

-Es que estamos jugando a polis y cacos. Ella es el caco y yo soy el poli. ¡Te pillé!

Mi madre por suerte de lo creyó porque dijo:

-Vale. Me alegro de que os vayáis animando.

Y sonrió.

Este texto ha sido visto 896 veces

Más cuentos, poesías, historias... de Leire


LITERATURA: Cuentos, poesías, historias... de chiquiArtistas que te pueden gustar